TICs para el desarrollo

In Opinión by María Elena Meneses

Por María Elena Meneses

Concebir a las telecomunicaciones como una área de oportunidad para el desarrollo es una asunto de voluntad política y visión de largo aliento. Esta fórmula la implementa India desde la década de los ochenta y en la actualidad, sus exportaciones de software alcanzan los 55 mil millones de dólares anuales, el sector servicios es de los más pujantes del mundo y registra un crecimiento anual promedio de más de 7% desde fines de los noventa.

Pese a la inequidad social prevaleciente, India es la décimo segunda economía del mundo y parte de las cinco principales potencias emergentes conocidas como BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica).

Recientemente estuvo en México Sam Pitroda, reconocido como el padre de la revolución tecnológica en India, quien compartió en una charla organizada por su Fundación Scientika capítulo México, algunas de las claves del milagro indio que comenzó a gestarse hace casi treinta años, bajo el criterio de utilizar las tecnologías de la comunicación y la  información, TICs, para ampliar la base de la pirámide social, en una nación mayoritariamente pobre  y desigual.

Para ello, la Agenda Digital Nacional partió del reconocimiento de que construir la infraestructura con fines sociales, es decir, para la educación, la salud y la agricultura, requería del concurso multisectorial bajo la guía del Estado.

Pitroda recomendó al entonces Primer Ministro Rajiv Gandhi llenar a India de casetas telefónicas comunales; usar las redes de fibra óptica para conectar bibliotecas, laboratorios y centros de desarrollo en el país y utilizar software libre paralelamente a una reforma educativa. Una estrategia que no se ha interrumpido con los cambios de gobierno. En la actualidad  India tiene el servicio de telefonía móvil más barato del mundo.

Además de tener la población joven más grande del planeta (más de 600 millones) es un país multicultural, con 28 estados y 7 territorios, por ello, cada gobierno local, se comprometió a digitalizar sus servicios en la lengua nativa (en India hay 50 lenguas diferentes) y a realizar inversiones cuantiosas, que se reflejarían en desarrollo y bienestar a largo plazo.

La comparación con México, que no ha logrado consolidar una política digital nacional e integral es inevitable y de ahí la importancia de conocer la estrategia india que consiste a grandes rasgos en las siguientes claves: Asociarse a nuevos países; renovar la base de la economía a través de las TICs; reformar el sistema universitario y adaptarlo al nuevo modelo de desarrollo tecnológico y articular una economía autosustentable. Sobre este último punto es de destacarse que ante la crisis global, el crecimiento indio no se estancó, sino creció un punto porcentual.

La lección que nos deja Pitroda, quien es asesor del gobierno del Distrito Federal es la necesidad de articular una Agenda Nacional Digital de forma multisectorial, desde la base piramidal, para no subordinar el desarrollo a los intereses de las empresas, que nadie discute son actores fundamentales, pero no los únicos.

Las telecomunicaciones y la biotecnología serán las bases del desarrollo en este siglo, por lo que observarlas únicamente como agentes económicos resulta irresponsable. Aquellos que han entendido que  las telecomunicaciones son detonadoras de desarrollo humano  ingresarán a la Sociedad del conocimiento, quienes no lo hagan estarán comprometiendo el futuro. Gran lección para México.

Coordinadora de la Cátedra Sociedad de la información del Tecnológico de Monterrey

Imagen “Sam Pitroda at the 2009 Innovation Summit” de Miguel Cervantes, @Flickr

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesTICs para el desarrollo