Privacidad y redes sociales

In Opinión by María Elena Meneses

Publicado originalmente en Virtualis: Blog de la sociedad digital. El 12 de enero 2013.

por: María Elena Meneses
@marmenes

De acuerdo con el sitio globalwebindex.net (2013) la red de más rápido crecimiento en los últimos meses es Twitter. 21% de los internautas del mundo usan activamente esta red social, lo que equivale a unos 300 millones de usuarios. Pero nada que comparar con los 700 millones usuarios activos de los mil millones que tiene la red social Facebook, una red formidable que ha modificado las prácticas de sociablidad sobre todo en jóvenes y no tan jóvenes, pero que también representa un enorme desafío para la privacidad, uno de los grandes temas de la sociedad digital.

Facebook está lidiando con un fenómeno insuficientemente proyectado, la denominada fatiga Facebook, es decir, la de usuarios que cansados, abandonan su perfil en el ciberespacio ya sea por el tiempo que consume, porque no encuentran nada nuevo, o bien por simple aburrimiento por varios años de uso.
Pero el gigante de las redes no se ha quedado con las manos cruzadas y quiere revitalizar el sitio y conquistar a las empresas a quienes seduce contar con una de las más atractivas bases de datos segmentada del mundo: Facebook.

Hace unas semanas, Mark Zuckerberg anunció que la red social se encuentra perfeccionanado el buscador llamado Graph Search.
Se trata de un buscador interno, es decir entre los usuarios de Facebook. No es un asunto menor porque estamos hablando de que si Facebook fuera país tendría una de las pooblaciones más cuantiosas del planeta luego de India y China.

Graph Search se encuntra en fase beta y pretende indexar todos los contenidos vertidos por los usuarios siempre y cuando se hayan configurado como “públicos”.

De esta forma, usted podrá buscar: ” Restaurantes chinos en el centro de la Ciudad de México”, pero también “jóvenes estudiantes de preparatoria morenas de 17 años”. Dejo las posibilidades a su imaginación.

El insumo de esta innovación son nuestros datos personales que damos, en la mayoría de las veces, sin el menor ciudado ni conocimiento de las consecuencias.

Como sabemos el gran negocio de Facebook es la publicidad y para muchos críticos la empresas de Zuckerberg es tal, gracias a nuestros datos, el insumo de la economía digital.

Facebook ha respondido a las críticas a su nuevo buscador señalando que en la red social todos pueden manejar la privacidad de sus datos y que sólo aquella información que sea puesta como “pública” sería indexada.

Aquí las preguntas ¿cuántos de nosostros hemos configurado nuestro perfil y cuantos de nosotros piensa antes de publicar en Facebook si pone restricciones para que esa información sea vista?

No satanizo a las redes, no solo las estudio, sino que soy una usuaria asidua que destaca en sus análisis e investigaciones las bondades de estas plataformas digitales para la sociedad de estos tiempos. Eso no significa omitir que las redes sociales son también grandes negocios a expensas de nuestros datos personales y rutas de navegación. Todos dejamos parte de nuestra privacidad en Facebook cuando apretamos el botón “me gusta”; en Google cuando buscamos algo o en Twitter cuando emitimos alguna opinión.

No está demás invertir unos minutos en configurar nuestra privacidad en entornos digitales como las redes sociales. En el caso de Facebook sugiero:

Ir al ícono de candado de arriba a la derecha y decidan :

Quién pude ver sus publicaciones

Quién los han etiquetado

Quién puede encontrarlos a partir de la información que dieron al abrir su perfil

Qué hacer con publicaciones antiguas

Indexar o no su perfil a motores de búsqueda

Qué hacer con sus fotografías

Las redes sociales son parte de nuestra vida cotidiana, cuidar nuestros datos personales también debe de ser parte de nuestra vida digital.

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesPrivacidad y redes sociales