Niños Incómodos

In Opinión by María Elena Meneses

Este texto apareció originalmente en el noticiero de Antena radio con Mario Campos 17 de abril de 2012.

por: María Elena Meneses
@marmenes

El video niños incómodos merece un análisis desde diversas perspectivas por diversas razones. Fue subido el pasado 9 de abril y retirado sin explicaciones el pasado domingo por sus creadores, la iniciativa empresarial denominada “Por un México del Futuro“.En sólo cuatro dias fue visto 2 millones de veces, sin contar aquellas versiones manipuladas que abundan en el sitio YouTube.

El aparente éxito del video fue favorecido por el eco que hicieron los medios tradicionales, no hubo un noticiero televisivo o radiodifusora que no reprodujera el video en el que niños de entre 10 y 13 años representan una visión terrible de la realidad mexicana. De esta forma vemos a niños actuando el papel de secuestradores que encajuelan a sus víctimas, como políticos y policías corruptos, como narcotraficantes y traficantes de personas.

Para cerrar, una pequeña pregunta a los candidatos por su nombre, si les importa la silla (presidencial) o si están dispuestos a cambiar a México, porque se les acaba el tiempo.

El video ha provocado posiciones extremas, desde quienes observan una confabulación empresarial para deslegitimar a las instituciones, hasta quienes señalan que es la realidad y que no hay que escandalizarse. Es prudente alejarse de posturas extremas.

Pedí a mi grupo de alumnos del Tecnológico de Monterrey (50) que dijeran en una palabra lo que les dejaba el mensaje del video. Aquí algunas de las respuestas recurrentes: Coraje, inconformidad, frustración, decepción, perturbación, verguenza, chiste, explicación, impotencia . Sin duda la respuesta que más me conmovió fue: México.

Les pregunté si para ellos el video es México. La respuesta fue contundente, 47 dijeron sí y 3 consideraron que México también tiene otra cara.No se trata de una muestra representativa, sino de simple ejercicio universitario, que demuestra que éste tipo de mensajes no pasa desapercibido para las audiencias.

Ambas posturas tiene algo de razón, si bien, se trata de una realidad que no debemos ocultar, es una visión reduccionista de la realidad.Aquí algunas de las preguntas que como audiencias críticas debemos hacernos ante mensajes mediáticos apabullantes.

¿Cual será el objetivo del video?
Me pregunto como profesora universitaria sobre los efectos que tienen este tipo de mensajes a largo o mediano plazo sobre todo en jóvenes. A decir de un reciente estudio de la Universidad Autónoma Metropolitana y el PNUD, 7 de cada 10 jóvenes se abstendrán de votar en las elecciones del primero de julio.

¿Acaso refuerza el escepticismo?

Otra hipótesis es si el video podría servir para movilizar a los ciudadanos, me pregunto a través de qué canales y con que ganas, si como señala una pequeña actiriz, la realidad es tan negra y se acaba el tiempo.

¿Acaso el objetivo es provocar una reacción por parte de los candidatos presidenciales ? Ojalá así fuera, pero difícilmente lo harán.

Sólo obtuvimos de los tres principales candidatos un: “estamos de acuerdo con el video”, sin una sóla propuesta concreta.
Y finalmente, uno de los aspectos preocupantes es en relación a la actuación de niños. Probablemnte en otros países se hubiera debatido, más allá de reacciones moralinas, ya que se trata de un tema poco tratado e investigado en el mundo.

La iniciativa empresarial respondió a los reclamos de ciertos legisladores argumentando que los padres estuvieron presentes.Desde la persepctiva jurídica no hay cuestionamientos, sin embargo los hay desde la perspectiva ética.

En lo que conicide la literatura disponible, es en que las producciones que usan a niños son más estermecedoras que otras.

Cada quien es libre de expresar su visión de México, nos toca a las audiencias responsables preguntarnos de manera crítica y propositiva qué es lo que estamos viendo y para qué. Tal vez esta fórmula de alfabetización mediática, nos libre de quedar apabullados, tristes y desolados.

Ojalá los candidatos que aspiran a gobernar al país respondan con propuestas, pero no soy optimista, la campaña sucia ha comenzado y las preguntas de los niños actores que es la que nos hacemos muchos mexicanos, quedarán en un video estrujante que nos deja sobre todo, impotencia.

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesNiños Incómodos