México “enredado” por falta de prudencia digital de usuarios y medios

In Opinión by María Elena Meneses

Publicado originalmente en Expansión. 

Peligro inminente, supuestos golpes militares y disturbios que resultan inexistentes, constituyen el repertorio de rumores que llegaron esta semana a nuestras redes sociales y servicios de mensajería.

Los rumores son un tipo de mensaje informativo que ha existido siempre en diferentes formas y medios: desde los que van de boca en boca, por medio de panfletos, hasta los que circulan hoy en forma de meme y mensajes de WhatsApp. Su objetivo es confundir y provocar reacciones diversas en los receptores, como lograr un cambio de humor, generar desconcierto, articular movilizaciones y, en casos extremos, provocar deliberadamente la parálisis y la inhibición de la protesta por el factor miedo implícito en cada uno de estos.

Peligro inminente, supuestos golpes militares y disturbios que resultan inexistentes, constituyen el repertorio de rumores que llegaron esta semana a nuestras redes sociales y servicios de mensajería.

Los rumores son un tipo de mensaje informativo que ha existido siempre en diferentes formas y medios: desde los que van de boca en boca, por medio de panfletos, hasta los que circulan hoy en forma de meme y mensajes de WhatsApp. Su objetivo es confundir y provocar reacciones diversas en los receptores, como lograr un cambio de humor, generar desconcierto, articular movilizaciones y, en casos extremos, provocar deliberadamente la parálisis y la inhibición de la protesta por el factor miedo implícito en cada uno de estos.

Peligro inminente, supuestos golpes militares y disturbios que resultan inexistentes, constituyen el repertorio de rumores que llegaron esta semana a nuestras redes sociales y servicios de mensajería.

Los rumores son un tipo de mensaje informativo que ha existido siempre en diferentes formas y medios: desde los que van de boca en boca, por medio de panfletos, hasta los que circulan hoy en forma de meme y mensajes de WhatsApp. Su objetivo es confundir y provocar reacciones diversas en los receptores, como lograr un cambio de humor, generar desconcierto, articular movilizaciones y, en casos extremos, provocar deliberadamente la parálisis y la inhibición de la protesta por el factor miedo implícito en cada uno de estos.

Pero no basta con la responsabilidad de ciudadanos y medios, hoy más que nunca se requiere integridad pública de gobernantes, partidos políticos y otros actores sociales para estar a la altura de las circunstancias, lo cual pasa por un acto reflexivo de sus errores y la búsqueda del bien común por encima de sus intereses particulares. Frenar la confusión es una tarea multisectorial, en la que incluso, las empresas tecnológicas tendrían algo que decir y aportar.

Reducir los acontecimientos de esta semana a un problema de redes sociales y bots equivaldría a restarle seriedad a un tema complejo que ha dado como resultado la confusa mezcla de condenables actos vandálicos con indignación legítima de la mayoría de los mexicanos por el golpe a la economía familiar, antecedida de descomunales actos de corrupción por parte de exgobernadores que permanecen impunes y que contribuyen a la indignación social.

Los mexicanos que tenemos el privilegio de tener internet y un celular con acceso, poco a poco aprenderemos a conducirnos con prudencia digital. Nos toca conservar un espacio cada vez más estrecho de la esfera pública para la libre expresión, desafiando los molestos y predecibles bots y trolls.

No faltará el político que quiera regular las redes en los próximos días, una tentación de algunos que sería un desplante autoritario cuando lo que hoy se requiere es el diálogo y el respeto al marco de libertades. La salud de la vida pública, tan lastimada esta semana, debe atenderse con prontitud y su recuperación depende de un pacto social amplio, incluyente y solidario. El problema no son las redes sociales, son los fines de quienes las usan para confundir.

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesMéxico “enredado” por falta de prudencia digital de usuarios y medios