La web en México un espacio de creación “parcialmente libre”

In Opinión by María Elena Meneses

Publicado originalmente en CNN México.

Cuando hablamos de Internet, algunos imaginamos un espacio de libertad para informarnos, crear y compartir ideas; a veces desde nuestro avatar en una red social y otras desde un blog. Para unos más, Internet es el entorno propicio para manifestar su malestar. En los últimos años hemos visto cómo ciudadanos de Túnez, integrantes del movimiento Occupy Wall Street o jóvenes del Yo soy 132 en México han articulado acciones colectivas y han alzado una voz crítica y disidente desde las redes sociales.

Sin embargo, no todo parece ir bien para la libertad de Internet en el mundo. La organización Freedom House, en su reciente informe Libertad en la red 2012, luego de analizar 47 países ha alertado de importantes retrocesos, entre estos, México.
El reporte señala que en 19 de los 47 países analizados se aprobaron leyes que restringen la libertad de expresión; en 26 al menos un bloguero fue arrestado por publicar contenidos incómodos; en 19 algún usuario de la red fue torturado o desapareció; en 12 se aprobaron leyes que incrementan la vigilancia a los usuarios; y en 19, críticos de los gobiernos fueron víctimas de ciberataques.
La organización Freedom House recopiló información documental y periodística sobre algunos rubros que dan una idea clara del estado de la libertad en la red, por ejemplo: obstáculos de acceso, censura de contenidos y violaciones a los derechos de libertad de expresión. A partir de estas secciones, estableció la siguiente clasificación: país libre, parcialmente libre y no libre.
México fue ubicado como país “parcialmente libre” —al igual que Egipto, Rusia y Pakistán— y, con ello, la organización revela un retroceso con respecto al año anterior. Éste es resultado de preocupantes crímenes, como el cometido en 2011 en contra de cuatro blogueros en Nuevo Laredo, así como los ciberataques en contra de usuarios de redes sociales en Ciudad Juárez, Monterrey y en el estado de Quintana Roo.
El reporte documenta el caso de los tuiteros veracruzanos María de Jesús Bravo y Gilberto Martínez, quienes fueron encarcelados por esparcir un rumor en Twiter. Este suceso provocó la sobrerreacción del gobernador del estado, quien ordenó modificaciones al código penal estatal a fin de castigar este tipo de incidentes, pasando por alto los efectos adversos en contra la libertad de expresión.
La conectividad que no alcanza a la mitad de la población y lo inaccesible de la banda ancha, que cubre apenas al 10 por ciento de los mexicanos, fueron puntos en contra que separan a México de países libres como Estados Unidos, Alemania, Estonia y Australia.
¿Qué acciones impidieron que México fuera equiparado con “países no libres” como China o Irán? Que el gobierno mexicano, entre 2011 y mayo de 2012, no solicitó eliminar ningún contenido de los servicios que brinda Google, de acuerdo con datos obtenidos del informe de transparencia de esa empresa, así como la creciente y energética actividad de los mexicanos en redes sociales; que contrasta con la autocensura que genera la presencia del crimen organizado en diversas zonas del país.
El informe que se realiza cada año, desde hace tres, revela un fenómeno creciente en las redes en todos los países: la presencia de “trolls” y de comentaristas progubernamentales que se encargan de incomodar, en el mejor de los casos, a las voces críticas.

Esta fórmula a los mexicanos no parece causarnos sorpresa porque los “trolls” abundaron en el reciente proceso electoral y pareciera que llegaron para quedarse.
El valor de estos informes es ubicarse en el mundo. Saber que México reprueba en acceso, censura y respeto a los derechos humanos en Internet obliga a todos los actores —gobierno, empresas, academia y ciudadanos— a recuperar la red como espacio libre para la creación, la educación y la ciudadanía.
¿China o Estonia? ¿De quién queremos estar más cerca?

POUR UN INTARNET LIBRE
Fotografía “Por un internet Libre” por g4ll4is, en Flickr @ Flickr

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesLa web en México un espacio de creación “parcialmente libre”