La Internet abierta y sus enemigos

In Hemeroteca, Opinión, Publicaciones by María Elena Meneses

Por María Elena Meneses Rocha

Publicado originalmente el 2 de junio de 2011 en Virtualis, blog sobre la Sociedad Digital en El Universal.

La semana pasada se realizó en Deauville, Francia, una de las reuniones más importantes de la historia de Internet, no es una aseveración exagerada, si partimos de que en Deauville, se pusieron sobre la mesa las irreconciliables posturas sobre el presente y el  futuro de la red.

Como preámbulo a la Cumbre del G- 8, el presidente francés Nicolás Sarkozy reunió a empresarios como Mark Zuckerberg (Facebook); Eric Schmidt (Google). También estuvo representada la industria del entretenimiento, fuerte promotora de las controversiales leyes para el control de sitios de descargas y del ACTA (Acuerdo Antifalsificación, del que ya hemos dado cuenta en Virtualis).

También acudieron el creador de Wikipedia, Jimmy Wales y académicos como Yochai Benkler y Lawrence Lessig, ambos defensores de la libertad de Internet y de la filosofía de fuente abierta. No faltaron asociaciones que promueven la neutralidad de Internet como La quarature du net y la Electronic Frontier Foundation.

La reunión pudo haber sido el espacio para llegar a acuerdos para una eventual gobernanza multisectorial de Internet, objetivo de las Cumbres mundiales de la Sociedad de la información de 2004 y 2005 respectivamente, pero en cambio, fue el marco para profundizar las diferencias de enfoque sobre lo que Internet representa para la sociedad del nuevo siglo.

En este artículo analizaré con un ánimo explicativo las tres posturas expuestas en Deauville, que son las que dominan el debate intelectual sobre el futuro de Internet: la de los gobiernos, la de las empresas y la de los innovadores y creativos que defienden la neutralidad de Internet.

El Estado debe controlar Internet

“Internet no es un universo paralelo” al de los Estados, reclamó Sarkozy en su discurso inaugural a empresarios como Mark Zuckerberg, dueño de Facebook y otros reunidos en Deauville. Con esta declaración argumentó que al ser los “gobiernos los únicos representantes legítimos de la voluntad general” deben estar presentes en la evolución de Internet, la cual, a decir del presidente francés, no puede permanecer al margen de la ley, ni en manos de monopolios de la economía digital.

Sarkozy ha sido un incansable promotor de lo que denomina, una “Internet civilizada”, en la que se respeten los derechos de propiedad intelectual, sobre todo los derechos de autor, que ha llevado a empresas como Google a enfrentar serios litigios en Europa por indexar contenidos protegidos.

En Francia fue aprobada el año pasado una de las más duras leyes para quienes descargan material de sitios P2P. La conocida “Ley Sarkozy” ha sido controversial no sólo en Francia sino en el mundo entero, por criminalizar a los internautas y permitir la vigilancia a los usuarios por parte de los proveedores de Internet. También por tener detrás un intenso cabildeo por parte de la industria del entretenimiento.

Se trata pues, de una postura que enarbolan Estados democráticos y autocráticos (con sus debidas diferencias y matices), que exalta las perversiones de Internet como la piratería, el ciberterrorismo, el caos informativo en redes sociales como Twitter, y por supuesto, animada por las indiscretas revelaciones de Wikileaks.

Internet libre para las empresas

Para nadie es ajeno que empresas de la economía digital como Google y Facebook se han convertido en interlocutores inevitables del devenir del mundo. Por millones sobrepasan las ganancias de empresas de la era análoga.

Es innegable que plataformas como la famosa red social, fueron herramientas que ayudaron a la disidencia árabe a articular su movimiento con el apoyo de occidente.

Detrás de su discurso de una red libre, lo cierto es que empresas como Facebook, lucran con los datos de los usuarios sin rubor, ni sanciones de por medio.

Podríamos decir que se trata de grandes negocios, construidos sobre las bases de la filosofía libertaria de Internet. No legislen antes de conocer a Internet, dijo Eric Schmidt, CEO de Google a los asistentes.

La postura de estas empresas en Deauville fue políticamente correcta: Proteger los derechos de autor, los datos y la privacidad, pero sin dañar la innovación, ni el libre mercado. Ni Zuckerberg, ni Schmidt dijeron cómo.

La red es neutral

“Usted quiere una red libre para Lady Gaga y para Justin Bieber” dijo Yochai Benkler a Sarkozy, aludiendo al apoyo visible de los gobiernos democráticos a la industria del entretenimiento, supuestamente afectada con Internet (Howard, 2011).

Benkler, profesor de derecho de Yale es una de las voces más respetadas que defienden la neutralidad de Internet para la innovación. En cambio, dijo, quiere obstaculizarla para el próximo SKYPE, haciendo referencia a las innovaciones basadas en código de fuente abierta.

Lawrence Lessig, creador de  las licencias Creative Commons, una alternativa a los derechos de autor y copyright,  pronunció uno de los discursos más encendidos de la cumbre en la que criticó duramente la ley antidescargas francesa ideada por el gobierno de Sarkozy, no sólo por atentar contra los derechos de los internautas, sino por inhibir la innovación.

Para los defensores de la neutralidad de Internet, ésta debe permanecer al margen del control estatal o incluso empresarial, para promover la creatividad al servicio de la humanidad. Una postura para algunos ingenua, pero aquella que inspiró a los creadores de la WWW como Vinton Cerf y Tim Berners Lee.

No se trata de escoger una postura, sino de conciliar las tres, asunto que se mira complejo y cada vez más inalcanzable, pues en este inicio de siglo, gobiernos y empresas quieren controlar uno de los inventos más disruptivos y formidables de la humanidad. Sarkozy tuvo razón en algo: el mundo ya no se explica sin Internet, la pregunta sigue siendo cómo y para qué.

Referencias:

E G 8  vs  Internet.  Our imaginations help us protect our rights  and free Internet. Recuperado el 30 de mayo de 2011 de: http://g8internet.com/?lang=es

Howard, A. (2011). At the G8 20th century ideas clashed with the 21st century economy. Recuperado del sitio O´Reilly Radar el 29 de mayor de 2011 de : http://radar.oreilly.com/2011/05/eg8-2011-internet-freedom-ip-copyright.html

El discurso de Lawrence Lessig en esta liga: http://vimeo.com/24239427

Entrevista con Yochai Benkler en esta liga: http://www.youtube.com/watch?v=jz72aIkNEJ0&feature=related

Discurso de Nicolás Sarkozy en esta liga: http://www.g20-g8.com/g8-g20/g8/english/home.18.html

Imagen “Manifestation anti-G8 au Havre” de Guillaume Pamier, @Flickr

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesLa Internet abierta y sus enemigos