Geolocalizables

In Opinión by María Elena Meneses

Este texto apareció originalmente en el noticiero de Antena radio con Mario Campos 24 de abril de 2012.

por: María Elena Meneses
@marmenes

El pasado 18 de abril entró en vigor la llamada ley de geolocalización luego de una rápida e intempestiva aprobación en las cámaras de Diputados y Senadores.

Se trata de una importante/ trascendente ley que reforma al Código Federal de Procedimientos Penales; al Código Penal Federal;a la Ley Federal de telecomunicaciones; a la Ley que establece normas mínimas sobre readaptación social de sentenciados y a la ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

¿Qué dispone esta normativa y por qué es trascendente?
Señala que tratándose de investigaciones en materia de delincuencia organizada, delitos contra las salud, secuestros y extorsión, la PGR solicitará por oficio a los concesionarios o permisionarios del servicio de telecomunicaciones colaborar con las autoridades en la localización geográfica en tiempo real de los equipos de comunicación, asociados a una línea sospechosa.

Los concesionarios o permisionarios están pues, obligados a colaborar con las autoridades en esta búsqueda y deberán realizar el bloqueo inmediato y coadyuvar en el aseguramiento de las líneas.

También esta normativa prevée el bloqueo de señales en los perímetros de las cárceles, ya que sabemos que muchos de los deleznables y atroces delitos como el secuestro se organizan desde los penales.

Asimismo será obligatorio que los teléfonos cuenten con una combinacióm de teclas sencilla, para que enviar señales de auxilio en caso de secuestro.

Analizar las implicaciones de esta ley no es asunto sencillo porque se podría caer en los blancos y negros, que nada aportan a la disusión seria de asuntos tan relevantes.

En México habemos 90 millones de usuarios de telefonía celular.

Expresar algunas preocupaciones no sólo las propias, sin de algunos miembros de la soceidad civil organizada y expertos en jurisprudencia y derechos humanos no equivale a descalificarla, sino a poner en la mesa temas inevitables:

Me referiré únicamente a la privacidad y a los posibles riesgos de permanecer como ciudadanos rastreables, en un país en el que aun no contamos con un sólido y confiable sistema de procuración de justicia.

La ley de gelolocalización fue propuesta por Alejandro Martí motivado por razones con las que ningún ciudadano podría estar en desacuerdo: eficientar la persecusión y castigo de delincuentes.

Pero muchos ciudadanos nos preguntamos con razón si esta vigilancia por parte del gobierno y sus policías vía nuestros dispositivos móviles, no acarreará que se vulneren otros derechos.

En el mundo se debaten leyes similares, que son parte de la jurisprudencia para la denominada Sociedad de la información y una preocupación recurrente, es que este poder de vigilancia se extralimite por motivos ajenos a la procuración de justicia.

El problema con estas normativas es la falta de una discusión abierta; de la adecuación de otros marcos regulatorios y sobre todo, lo que denominaría “la ignorancia tecnológica” de gobernantes, de legisladores y de ciudadanos.

La falta de una discusión abierta y crítica es parte de esta ignorancia que resulata contraproducente para la sociedad cuando se adoptan este tipo de regulaciones.

Más que nunca es indispendsable nuestra responsabilidad para estar atentos a que no se vulneren nuestros derechos, mediante una contravigilancia desde abajo, desde nuestra cotidianeidad para evitar abusos de poder.

También estar conscientes de nuestros derechos, garantizados constitucionalmente en relacióna la protección de datos personales en posesión de particulares como las empresas de telefonía, que ahora están obligadas a caodyuvar con la Procuraduría.

Esta ley merecía un debate sobre su constitucionalidad y sobre sus implicaciones en los ciudadanos.

Nos toca como ciudadanos exigir a los poderes republicanos una aplicación escrupulosa de una normativa como ésta que nos afecta a todos quienes usamos dispositivos móviles.

Es aun tiempo de exigir que se aplique sin vulnerar otros derechos y cumpla cabalmente con el noble objetivo con el que fue propuesta, que fue “responder al apremio social desbordante: la paz y tranquilidad de los mexicanos”

Geolocalización en el I/O
Fotografía “Geolocalización en el I/O” por Cvander @ Flickr

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesGeolocalizables