Egipto: El costo de la desconexión

In Hemeroteca, Opinión, Publicaciones by María Elena Meneses

Publicado en El Universal

Para los gobiernos autoritarios Internet se ha convertido en un medio políticamente incómodo, así lo demostró el presidente Hosni Mubarak cuando ordenó a las empresas proveedoras apagar Internet y los servicios de telefonía móvil, con el objeto de ocultar al mundo las manifestaciones en su contra y evitar así, la movilización social que los medios digitales favorecen y expanden.

Sin embargo apagar Internet en un mundo cada vez más interconectado, tiene otros inconvenientes que las autoridades egipcias no consideraron o desafiaron de manera irresponsable. La Organización  para la Cooperación y Desarrollo Económico, OCDE estimó en los primeros días de febrero, que el apagón digital de cinco días costó a la economía egipcia alrededor de 90 millones de dólares (18 millones diarios) equivalente al 3 o 4 por ciento del PIB anual. Sin embargo, el organismo alerta sobre daños colaterales no cuantificables en el sector productivo como por ejemplo, en el sector del outsourcing que en 2010, tuvo ganancias por mil millones de dólares llegando a ser un importante competidor de la India gracias a servicios como los call centers.

No sólo la bolsa de valores y los sectores que aportan cifras importantes al PIB egipcio como el turístico se vieron seriamente afectados con el apagón;  cibercafés, hospitales, escuelas, universidades y pequeños negocios vieron también trastocados sus ingresos en cinco días de desconexión.

Egipto puente político y geográfico entre Medio oriente y occidente, tiene 80 millones de habitantes de los cuales, 21 por ciento tiene acceso a Internet (Internet World Statistics) y casi  el 70 por ciento teléfono celular, pese al rezago se trata del mercado de Internet más dinámico de Africa.

Más allá del cálculo de las pérdidas, la medida inédita en la historia de Internet que conmocionó a la comunidad internacional sobre todo por las implicaciones en los derechos humanos del pueblo egipcio, es una clara muestra de que las Tecnologías de Información y Comunicación, TICs  se han convertido en la base material de la economía y la productividad en este siglo.

La economía informacional como la define el sociólogo Manuel Castells, se basa en una lógica estructural de interconexión que dinamiza la productividad, en tanto que en terreno social potencia  la movilización a la que empresas como Google y Twitter coadyuvaron poniendo a disposición de la disidencia la aplicación speak2tweet, que permitió subir mensajes de voz a Twitter a través de tres líneas telefónicas.

Las implicaciones económicas a largo plazo son difíciles de preveer. La OCDE advierte sobre una eventual pérdida de confianza de inversionistas hacia la nación árabe. Cabe recordar que Egipto firmó en 2008 la declaración de Seúl sobre la Economía de Internet que impone un irrestricto respeto a la libertad de expresión ¿Quién querría invertir en un país en donde el presidente no cumple acuerdos internacionales y ordena desconectar al país de un momento a otro?.

Apagar Internet es costoso en términos humanos, políticos y económicos. Otros gobiernos habrán aprendido la lección.

Ilustración “Egyptian Flag with Twitter Bird” por People’s Open Graphics @Flickr.

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesEgipto: El costo de la desconexión