#Ayotzinapa en Twitter

In Opinión by María Elena Meneses

Publicado originalmente en La Silla Rota 

El 27 de septiembre los medios nacionales informaban sobre el asesinato de seis personas y la desaparición de 43 estudiantes normalistas en Ayotzinapa, Guerrero. Una noticia que  generó indignación entre los ciudadanos y que se convirtió en una de las movilizaciones sociales más importantes de los últimos tiempos en el país. Hablar de protesta en la actualidad no se entiende sin las redes sociales, y es así como los internautas tomaron Twitter para difundir información, protestar y organizarse para realizar movilizaciones que traspasaron lo virtual.

Los tuiteros comenzaron a utilizar etiquetas (hashtags), que son formas de representación simbólica en esta red social, para expresar su indignación. A partir del 29 de septiembre en Twitter comenzó a tomar fuerza la información sobre el caso y “Guerrero” se convirtió en trending topic (temas más comentados). En días posteriores también se volvieron populares palabras como “Iguala” y “Guerreros Unidos”, pero fue hasta el 8 de octubre cuando el caso toma un dimensión distinta e inesperada con la aparición del hashtag #Ayotzinapasomostodos.

A partir de esta fecha otros hashtags como #TodosSomosAyotzinapa y #EPNBringThemBack, que en un solo día consiguió 111 mil menciones, fueron utilizados para organizar movilizaciones en el mundo físico, tal como ha sucedido con otras acciones sociales en el mundo que, para tener algún tipo de incidencia en la agenda, tienen que salir de la virtualidad para tomar la calle y otros foros de expresión más allá de Internet.

Los hashtags conforman olas de opinión de duración corta, algunos duran unas horas, en contraste con unos cuantos como #Egypt o bien #OccupyWallStreet que son referencia para quienes estudiamos las redes sociales por su vínculo con la libertad de expresión.

#AccionGlobalAyotzinapa en sólo dos días fue mencionado más de 154 mil veces y no sólo sirvió de hilo conversacional de la marcha del 5 de noviembre, sino que trascendió las redes sociales e, incluso, fue el titular con el que el periódico español El País tituló la crónica de la manifestación.

Pero sin duda el hashtag que se ha convertido en el anclaje de la indignación en este otoño mexicano ha sido #Yamecanse, producto del traspié del procurador Jesús Murillo Karam. Entre el 20 y 21 de noviembre tuvo su punto más alto de menciones, superando el medio millón en 24 horas. También ha sido el hashtag que ha permanecido más días entre los principales trending topics. Por 26 días consecutivos estuvo entre lo más popular, hasta que desapareció sorpresivamente el 4 de diciembre, por dos posibles causas: por una contraofensiva de bots por parte del gobierno federal o porque los temas en la red, como en los medios tradicionales,  son olas de corta duración; o bien, por ambas razones.

La respuesta no se hizo esperar, loscibernautas lanzaron el hashtag #YaMeCanse2 que, la noche del mismo jueves de la semana pasada, se ubicó entre los primeros lugares de las tendencias globales, como se ve en el siguiente gráfico.

Fuente: Topsy
Fuente: Topsy

 

En los 75 días posteriores a que se conocieron los hechos de Ayotzinapa sólo en 16 no han estado entre los primeros 20 trending topics de la red social que tiene un innegable poder para irrumpir en la agenda; incomodar a los gobernantes e interpelarlos de forma contundente y más, ante la errática respuesta del gobierno federal, local y el pasmo de los partidos políticos ante el caso.

Twitter no es representativa de la opinión pública en México, pero sí un termómetro  de percepciones sobre el desempeño de los gobiernos y aquellos que le han menospreciado han sufrido las consecuencias. Somos casi 8 millones de tuiteros activos al mes en México según estimaciones deeMarketer (2014). Se trata de una pequeña élite de opinión implacable, tenaz e irreverente que tiene la capacidad de viralizar mensajes en la esfera digital global que escapan al poder tradicional y desafían a los medios convencionales.

Los bots y los trolls difícilmente lograrán contener estas olas de opinión en la red. Estas fórmulas de contraofensiva no serían cuestionables en el juego político a no ser que se compruebe que están siendo financiadas con dinero público, lo cual ameritaría algo más que un trending topic.

Comentarios

Comentarios

María Elena Meneses#Ayotzinapa en Twitter