Las “zonas de silencio” en la guerra contra el narco en México

In Entrevistas by María Elena Meneses

Publicado en BBC Mundo.

Ahora pocos hablan de Jaime Guadalupe Posada Domínguez. Pero hay mucho para decir. Por ejemplo que tenía 38 años de edad, era padre de dos gemelas y abuelo de un bebé. Había vivido un tiempo en Estados Unidos, pero regresó a su población natal, Ojinaga, cerca de la frontera, donde fundó un pequeño sitio de noticias en internet, ojinaganoticias.com.mx.

Vendía publicidad y en las fiestas le gustaba jugar al tragafuegos.

También hay que decir que el 3 de marzo de 2013 fue asesinado de 18 tiros en la intersección de las calles Trasviña y Retes en Ojinaga. Esto lo reportaron algunos medios luego del crimen. Después, silencio. Ahora, dentro y fuera de Ojinagua, pocos quieren hablar de él.

Uno de los periodistas que se atrevió a hacerlo sólo dijo: “todos los medios por internet que no son respaldados por una empresa
 sólida económicamente están amenazados por el crimen organizado”.

“La libertad de prensa se terminó en esta zona del estado de Chihuahua. Muchos de los periodistas de ahí no quieren dar información 
en torno a la muerte de Jaime Guadalupe Dominguez, por lo mismo: están
 monitoreados por el crimen organizado”.

ZONAS DE SILENCIO

¿PERIODISTAS?

¿Se puede considerar como periodistas a estos “nuevos corresponsales de guerra”. Algunos lo son de oficio, como LUCY La joven detrás de la información de El Blog del Narco.

Otros, como quienes administran Piedras Negras Narco, se consideran simplemente ciudadanos.

“Somos ciudadanos con una vida normal, que estamos al pendiente de la seguridad en la ciudad, twitter mantiene al pueblo informado. Muchos han comentado que lo primero al salir de casa es revisar nuestra cuenta en busca de algun reporte de situaciones de riesgo”.

En un artículo publicado en el sitio Fronteras se señala a El Blog del Narco de haber plagiado varios artículos palabra por palabra.

En una entrevista con BBC Mundo -anterior a la publicación en Frontera- LUCY indicó sobre las acusaciones de plagio que algunos medios de comunicación toman información de su blog y la firman como si fuera de ellos.

Y agregó: “Si me meto en eso es un cuento de nunca acabar. Los medios de comunicación tradicionales en México no nos quieren, pero hay muchos periodistas colaboran con nosotros. Y nosotros nunca firmamos las notas”.

Sobre estos blogs y cuentas en general, el investigador de Microsoft Research, Andrés Monroy Hernández, dice: “A medida que el tiempo pasa estos ‘curadores’ parecen comportarse más como periodistas. Sus ‘posts’ parecen más estructurados y neutrales. Pero es verdad que sus personalidades también traslucen en lo que publican”.

La zona del estado de Chihuahua mencionada por el periodista no es la única donde no hay libertad de prensa. “Zonas de silencio” se les llama en México. Y se extienden como manchas de tinta por regiones como Tamaulipas y Coahuila.

Allí, muchos medios han renunciado a informar sobre el narcotráfico. Algunos lo han hecho de manera pública, como los periódicos Zócalo del estado de Coahuila, que el mismo día del asesinato Jaime Guadalupe anunciaron que dejarían de publicar informaciones sobre el crimen organizado debido a amenazas y para proteger a sus más de mil trabajadores.

Otros medios simplemente han reducido, de manera silenciosa, su información sobre el narco.

Además de eso, algunos observadores y académicos dicen -apoyados en un estudio- que el actual gobierno tiene como estrategia que no se hable de la violencia, algo que el gobierno niega.

En muchas de esas zonas el vacío informativo es llenado por sitios de noticias como el de Jaime Guadalupe Posada.

Algunos de ellos (como El Blog del Narco, Piedras Negras Narco o Valor por Tamaulipas) se especializan en informar sobre la violencia del narcotráfico en lugares donde los medios tradicionales han renunciado a hacerlo. Así lo han asegurado los administradores de estos tres sitios a BBC Mundo.

“(Nuestra cuenta) surge primero como medio informativo de situaciones de riesgo en Piedras Negras a falta de reportes oficiales de autoridades y reporteros”, dice a BBC Mundo -vía mensaje directo de Twitter- uno de los integrantes del equipo de la cuenta @PN_Narco.

TENDENCIA A LA ALZA

Pero no son sólo los bloggeros o administradores de cuentas de Facebook o Twitter quienes lo dicen. Los respalda al menos una investigación.

Titulada THE NEW WAR CORRESPONDENTS: THE RISE OF CIVIC MEDIA CURATION IN URBAN WARFARE (“Los nuevos corresponsales de guerra: el surgimiento de curadores cívicos de medios en la guerra urbana”), fue hecha por un equipo de MICROSOFT RESEARCH que hizo un seguimento de 16 meses al uso de Twitter en cuatro ciudades afectadas por la guerra contra el narco: Monterrey, Reynosa, Saltillo y Veracruz.

Encontraron que, cuando ocurren hechos de violencia, el uso de Twitter en esas ciudades sufre de inmediato una pronunciada alza, tanto para informarse como para informar sobre el hecho. Por ejemplo, el pico más alto en Monterrey se presentó el 25 de agosto de 2011, día del ataque al Casino Royale, donde murieron 53 personas.

Los administradores de Piedras Negras Narco dicen que son ciudadanos comunes y corrientes.

“Para muchos mexicanos, las redes sociales se han convertido en una plataforma de información fluida y participativa que aumenta -y a veces reemplaza- medios de información tradicionales e instituciones gubernamentales” se indica.

México no es el único lugar donde esto ha ocurrido: la investigación destaca que algo similar sucedió en Irak durante la guerra: “los blogs ayudaron a los ciudadanos iraquíes a informar sobre eventos a medida que se desarrollaban, a mantener una rutina y a discutir temas que era socialmente inaceptable hablar cara a cara”.

Andrés Monroy Hernández, integrante del equipo que realizó la investigación dice que no sabe si existen ejemplos parecidos en otros países de América Latina.

“Se de casos similares en Estados Unidos. Por ejemplo, en Boston hay una persona que escanea transmisiones de la policía y servicios de emergencia y reporta esta información en tiempo real a través de Twitter. También recolecta información de otros ciudadanos”, dijo a BBC Mundo.

¿DISMINUCIÓN?

A pesar de la brutal estridencia de las matanzas, los decapitados y los “encobijados”, un vasto silencio parece rodear al narcotráfico en México. Es el silencio de los nombres propios, de las redes de corrupción que corroen el país y de las profundas complicidades que son necesarias.

Ahora, algunas voces críticas se han alzado para decir que el actual gobierno quiere silenciar aún más la guerra.

Hace pocos días, el Observatorio de Medios de México publicó un informe en el que asegura que la cobertura informativa de la violencia en los medios nacionales (no los estatales) disminuyó al menos a la mitad entre diciembre y febrero pasados (en comparación con el mismo período un año atrás). Esto se atribuye a una estrategia gubernamental.

“La palabra ‘asesinatos’ disminuyó su presencia en las portadas de la prensa del D.F. en un 50%, mientras que el uso de las palabras ‘crimen organizado’ y ‘narcotráfico’ se redujo en las portadas un 50,2% y un 54,6%, respectivamente. En el caso de los noticiarios de televisión abierta, la presencia de las palabras ‘crimen organizado’ y ‘narcotráfico’ bajó un 70,2% y un 44,2%, respectivamente. En televisión de paga, las mismas palabras dejaron de pronunciarse un 65% y un 41%, durante el periodo analizado”, se indicó.

La analista de medios y experiodista María Elena Meneses dijo a BBC Mundo que es verdad. “Sí, en efecto hay una estrategia de invisibilizar la violencia. Ha sido muy claro en cuanto a una estrategia de comunicación del gobierno federal, contraria a la seguida por Felipe Calderón, que fue justamente todo lo contrario”.

Al silencio que reina en México se une el de unos 25 mil desaparecidos.

El gobierno ha repuntado indicando que, en realidad, las cifras van a la baja y señala un 17% de disminución de las ejecuciones en los primeros cuatro meses de Enrique Peña Nieto con respecto al último cuatrimestre de Calderón. Así lo dijo la semana pasada el Secretario de Gobernación (ministro del Interior) Miguel Ángel Osorio Chong.

Según el Secretario, entre diciembre de 2012 y marzo de 2013 se perpetraron 4.249 asesinatos presuntamente relacionados con el crimen organizado. Esto es, 918 casos menos que de diciembre de 2011 a marzo de 2012. Las denuncias de secuestro -agregó-o también se redujeron en 25%.

Osorio Chong aseguró que “no hay una actitud triunfalista, ni siquiera esos datos nos pueden arrojar el que ya estamos al otro lado”. También prometió un informe mensual sobre el tema de ejecuciones.

Por su parte, el presidente Enrique Peña Nieto dijo este martes que las cifras de disminución de la violencia eran “alentadoras”.

El lunes, varios medios mexicanos reportaron que un funcionario de Secretaría de Gobernación les solicitó no utilizar expresiones como “levantón”, “capo”, “cártel”, “encajuelado” o “encobijado”, para desterrar el lenguaje que utiliza el crimen organizado “que se ha vuelto común”.

Comentarios

Comentarios

María Elena MenesesLas “zonas de silencio” en la guerra contra el narco en México